English French German

Centro de Estudios Estratégicos para la Democracia Proactiva                                

José I. García Hamilton (Filial GCPD en Santiago de Cuba)              Sunday, February 10, 2013

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ESTUDIO POLÍTICO SOCIAL


 

…”de los derechos y opiniones de sus hijos
todos está hecho un pueblo, y no de los
derechos y opiniones de una clase sola de
sus hijos”.        José Martí
 

 

 

ALCANCE DEL PENSAMIENTO DE JOSÉ MARTI EN TORNO AL SOCIALISMO, SIN CONDICIONAMIENTOS IDEOLOGICOS PARA SU PROMOCION EN LA SOCIEDAD CUBANA.

AUTORES:  

Lic. Yusmila Reyna Ferrera,
Directora de Relaciones
Públicas e Información, CEEDPA

Ing. Hergues Frandín Díaz,
Director General, CEEDPA

                                                                       www. democraciaproactiva. org


ESTUDIO REALIZADO POR EL CENTRO DE ESTUDIOS ESTRATEGICOS PARA LA DEMOCRA CIA PROACTIVA "JOSÉ IGNACIO GARCIA HAMILTON" DE SANTIAGO DE CUBA (CEEDPA).

                                    CUBA, Diciembre 2012- Enero 2013

Resumen:

El estudio forma parte de los objetivos estratégicos del CEEDPA, en su intención de analizar todos aquellos factores que retrasan la democracia en Cuba. Esta vez partiendo de la problemática de que existe una política intencional de omisión o/y tergiversación del pensamiento martiano, para evitar que el pueblo cubano comprenda, a través del Maestro, la esencia violatoria de los derechos elementales del sistema socialista, viabilizando así su instauración y mantenimiento en Cuba hasta la fecha.

Por lo que el objetivo se dirige entonces, a argumentar la concepción antisocialista de José Martí, teniendo en cuenta su pensamiento político, en torno a la libertad y a los rasgos que caracterizan una sociedad comunista. Apoyados en la revisión de la literatura activa y pasiva publicada en Cuba, la búsqueda de textos en Internet, para aplicar la comparación de textos y de éstos, con las prácticas educativas y promocionales acerca del Apóstol, aplicadas en el país antes y después de la instauración del gobierno de Fidel Castro y su ahora de sucesor Raúl Castro.

Se alcanzó establecer un análisis crítico alrededor de la temática, desde las pautas, que condicionaron las ideas martianas, doctrinas esenciales sobre la libertad, análisis sin sesgos de: Herbert Spencer, Carl Marx, carta inconclusa a Manuel Mercado, además de aplicar los rasgos del Socialismo, al funcionamiento de sectores importantes de la sociedad cubana, demostrándose la manipulación del tema por el Gobierno cubano y la falsedad de declararse martiano. Concluyendo en la imperiosa  necesidad de la divulgación entre toda la población cubana de estudios como éste y otros, que desmitifiquen al Martí creado por la revolución, para colocarlo en el lugar merecido y propiciar un accionar cívico del pueblo, alentado por las enseñanzas del Apóstol.

Desarrollo

Resulta común, que en el mes de enero en Cuba se recuerde con énfasis la figura del más grande de todos los patriotas, nuestro José Martí, ya sea por la radio, la televisión, la prensa, además de los centros laborales y de estudios. En este año 2013 celebramos el 160 aniversario de su natalicio.

La alusión a su pensamiento, a pasajes de su vida, a su extensa correspondencia, a sus cualidades como hombre y como patriota son comunes en cada inicio de año, reconociendo sin dudas la admiración del pueblo cubano por su Apóstol.  Sin embargo, el conocimiento de ese pueblo admirador acerca de tan magnánimo cubano está sesgado, como casi todo, por el Oficialismo, ya que, desde antes del triunfo de la revolución de los Castro, éstos comienzan a manipular su pensamiento y hacerlo cómplice de sus objetivos de dominación hegemónica sobre los cubanos.

Como es el pasaje archiconocido del alegato “La Historia Me Absolverá” donde Fidel Castro lo llama “Autor intelectual del Moncada”.

Una somera revisión de la literatura activa sobre el Apóstol arroja, que las ideas de

Martí acerca del naciente Socialismo y de las ideas de Carlos Marx son omitidas en las publicaciones cubanas, entre las que se citan: José Martí, Páginas Escogidas con selección y prólogo de Roberto Fernández Retamar en II Tomos, Editorial Ciencias Sociales, de 1971 con 15 000 ejemplares. José Martí, Obras Escogidas en III Tomos, Colección de Textos del Centro de Estudios Martianos, Editora Política de 1981. Martí Revolucionario de Ezequiel Martínez Estrada, Editorial Casa de las Américas, 1974. Ese Sol del Mundo Moral de Cintio Vitier, Editorial Félix Varela, última edición 2004, destinado a los estudiantes universitarios, que constituye un ensayo donde se trata de justificar el fundamento moral de la revolución cubana, apoyados en el pensamiento de los mejores cubanos que le antecedieron, pero tergiversando sus ideas, donde las de José Martí son verdaderamente manipuladas, truncando la mayoría de los textos citados. Tema válido para ser estudiado posteriormente.

Evidenciándose una política intencional de omisión o/y tergiversación del pensamiento martiano, siendo, en los ejemplos citados, de los intelectuales más preparados en el tema y el Centro de Estudios Martianos, la institución autorizada y con todos los medios para llevar a cabo las investigaciones y recopilaciones de toda la obra de Martí, por lo que se puede afirmar que la intencionalidad ha sido para evitar que el pueblo cubano comprenda a través del Maestro, la esencia violatoria de los derechos elementales del sistema socialista, viabilizando así su instauración y mantenimiento en Cuba hasta la fecha. Afirmación que se reafirmará a lo largo de este estudio político social.

No obstante, a la manipulación y el ocultamiento de la totalidad del pensamiento martiano, hemos tenido la suerte de que muchos cubanos dentro y fuera de la isla han buscado la luz, que se ha encargado de revelarlo todo. Dentro de los que se encontraron Jorge Mañach, con su Martí, el Apóstol, censurado por muchos años y poco divulgado en el país, el politólogo y ensayista Carlos Alberto Montaner, el Dr. Rolando Espinosa, con su Martí y el Comunismo, de 1999, por solo citar a algunos.

El Centro de Estudios Estratégicos para la Democracia Proactiva “José Ignacio García Hamilton” asume este estudio como parte de su función educativa del pueblo cubano, con una visión alternativa a la ofrecida por el gobierno y las instancias educacionales durante estos 54 años del castrismo.

Dando un sencillo aporte al conocimiento, sin ataduras del pensamiento martiano, a partir de argumentar la concepción antisocialista de José Martí, teniendo en cuenta su pensamiento político, en torno a la libertad y a los rasgos que caracterizan una sociedad comunista.


Pautas Previsoras

Los puntos de partida de José Martí, que dieron al traste con la conformación de un pensamiento antisocialista, tuvieron su lugar de origen desde las primeras experiencias juveniles de su vida bajo el Colonialismo Español en Cuba y de las escenas vividas de la esclavitud contra los negros.

Posteriormente, los sufrimientos del Presidio Político en Cuba fueron conformando una necesidad casi innata de luchar contra la injusticia y por la libertad. Luego, su deportación y estudios en tierras extranjeras, donde vivió la mayor parte de su corta vida, le ayudaron a conformar una visión holística, es decir general de las relaciones sociales y de poder en las diferentes culturas: americana, caribeña, latinoamericana y europea.

Su labor periodística y literaria le permitieron profundizar en las costumbres, historia, pensadores, campañas políticas de los diferentes países visitados, donde se destaca Estados Unidos, donde vivió 15 años de forma permanente, escribiendo sobre toda la vida económica, social, política y cultural de esa nación.

Por último, su actividad política a favor de la libertad de Cuba, viene a representar el sello de su experiencia a favor de la conformación de una patria soberana con la ayuda de todos los cubanos sin exclusión, pero para nada comparada con un falso igualitarismo y el encumbramiento de unos pocos hombres.

El análisis del comportamiento de los principales líderes de la campaña libertaria cubana y de las causas de los fracasos de la guerra, serían el colofón de su visión previsora a favor de la conformación de una nación libre y democrática.

Es decir, que el punto de partida o pauta con una visión de futuro proactiva, de lo que sería para los países del mundo vivir en un estado Socialista, le viene a José Martí no porque haya sido un profeta o un semi Dios, sino de su experiencia de vida, unida desde luego a su inteligencia y a su talento para la comprensión y síntesis de los diferentes procesos sociales que se sucedieron durante la etapa que le tocó vivir, donde apenas este sistema económico social socialista comenzaba a desarrollarse.

Las ideas esenciales sobre la libertad

El pensamiento del apóstol respecto a la libertad constituye un argumento sólido respecto al por qué éste se opondría a una doctrina como la que pregonaba Carlos Marx, con la libertad sujeta a una dictadura del proletariado. Entre sus ideas esenciales y radicales en torno a ésta aparecen:

1. La libertad es el don más preciado que Dios dio al hombre, y no vale la pena vivir la vida si se pierde la libertad.

2. Siempre es desgracia para la libertad que la libertad sea un partido” (Escenas Mexicanas, 1877).

3.
Libertad es el derecho que todo hombre tiene a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía. (1er no. Edad de Oro, 1892)

4. Hay hombres que son peores que las bestias, porque las bestias necesitan ser libres para vivir dichosas.

Comentarios

1. Resulta genial como en ese primer pensamiento, Martí pudo un siglo antes discernir que todos los hombres nacen libres, lo que constituiría en 1948 el primer artículo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

2. Sus ideas respecto a lo perjudicial que sería para la libertad estar atada a un partido no resultan contradictorias respecto a que haya creado el Partido Revolucionario Cubano, pues si ahondamos en para qué lo concibió, entenderíamos que solo veía vomo el instrumento para aunar a los cubanos para alcanzar la libertad, solucionando así una de las causas principales del fracaso de la guerra de los “Diez Años”.

3. Del tercer pensamiento se derivan varias ideas alrededor de las actitudes de un hombre honrado: ocultar o temer a decir lo que se piensa, obedecer a leyes injustas, ser apacible (indiferente) ante un mal gobierno, buscar conocimiento e información para saber si vive en libertad, etc. Aspectos relacionados con los derechos humanos universales, contenidos en los artículos 18 y 19 de la Declaración Universal. (Libertad de pensamiento, de opinión, de expresión, de recibir y difundir información y opiniones)

4. Siendo más radical en su criterio, no concibiendo que un hombre no haga uso de su raciocinio para hacer uso o ganarse su libertad, prefiriendo tener un amo, siendo conducido, dominado por un hombre como lo necesitan los animales inferiores (las bestias). Además de conformarse con ser preso de una reja o soga, cosa con la que no todos los animales se contentan, como continúa explicando Martí en el artículo: “Tres Héroes” de donde viene la cita.

Más que elocuentes, claras y fuertes son estas sentencias martianas, que deberían servir de guía a todos los cubanos, y avergonzar a los que existen sin preocuparles si viven en libertad o no.

Textos representativos del pensamiento antisocialista martiano.

Existen tres documentos que reflejan explícitamente las ideas de José Martí respecto al tema abordado: Crónica a la muerte de Carlos Marx, 29 de mayo de 1893, publicado en el periódico La Nación, de Buenos Aires. Reseña sobre un libro del filósofo y sociólogo Herbert Spencer y la carta inconclusa a Manuel Mercado. De estos se resumen sus concepciones principales. Aunque también aparecen alusiones en “Emerson”, “El Presidente Garfield”, “Henry Garnet,”, “Fiesta de la Constitución en Filadelfia”, “El Poeta Walt Whitman”, “Peter Cooper”, “Cartas de Nueva York” como los más elocuentes textos, y donde se observa la visión crítica del Maestro por el modo de vida y la democracia norteamericana.

Rasgos que caracterizan el Socialismo según José Martí.

- Las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas.

- La soberbia y la rabia disimulada de los ambiciosos.

- Existencia de hombres manipuladores, mentirosos y falsos defensores frenéticos de los desamparados. (Defensa de los pobres)

- Hace énfasis en campañas por la necesidad de combatir las injusticias sociales.

- Tergiversación de la historia, se trata de enseñar que la verdadera historia comienza con su llegada al poder. (Tratan de cortar lo más posible toda vinculación con el pasado.)

- Sistema político donde predomina la fuerza, con derechos creados (inventados) que carecen totalmente de justicia.

- Se caracteriza por la lucha de un conjunto de derechos de reconquista.

(Por los amantes de la libertad y la paz).

- Construye la Constitución de los estados sobre la base de elementos ideológicos.

- Inculcan a los pueblos el evangelio bárbaro del odio, y no el amor.

- Se hacen de un cuerpo de hombres instigadores, cizañeros.

- Favorecen a un sector social, que domina a la mayoría.

- Generador de violencia social, robos y corrupción de todo tipo. (Sociedad viciada).

- Desemboca en el empobrecimiento de hasta los que no lo son.

Estos son solo algunas de las características que Martí avizoró del naciente comunismo europeo, otras se derivan del análisis de los textos que siguen en este trabajo, y por ello planteó categóricamente: “Las soluciones socialistas, nacidas de los males europeos, no tienen nada que curar en la selva del Amazonas.”

Karl Marx

En Cuba se conoce y repite sólo un fragmento de este texto: “Ved esta gran sala, Karl Marx ha muerto. Como se puso del lado de los débiles, merece honor”. Sin embargo, no se enseña a los cubanos la totalidad del escrito, que continuaba así:

“Pero no hace bien el que señala el daño, y arde en ansias generosas de ponerle remedio, sino el que enseña remedio blando al daño. Espanta la tarea de echar a los hombres sobre los hombres. Indigna el forzoso abestiamiento de unos hombres en provecho de otros. Mas, se ha de hallar salida a la indignación de modo que la bestia cese sin que se desbande y espante. Karl Marx estudió los modos de asentar el mundo sobre nuevas bases, y despertó a los dormidos, y les enseñó el modo de echar a tierra los puntales rectos. Pero anduvo de prisa y un tanto en la sombra, sin ver que no nacen viables, ni de seno de pueblo en la historia, ni de seno de mujer en el hogar, los hijos que no han tenido gestación natural y laboriosa”.

Martí critica severamente las ideas marxista como se aprecia, en cuanto a la falta de soluciones constructivas, ante las contradicciones sociales, revela la esencia conflictiva del Socialismo, promovedor del odio entre los hombres, de la crueldad y la represión de los que están en el poder. Por último, se interpreta la falta de visión de Marx en el sentido de que todo proyecto social evoluciona, y sobre todo perdura por ley natural del desarrollo social, o por la voluntad de la mayoría, y no de manera impuesta, sobre la fuerza o con cimientos débiles.

Por último, destacar su previsión, al resumir de manera magistral, la esencia populista y delirante de los comunistas, que conducen a los pueblos a la locura:

“Suenan músicas, resuenan coros, pero se nota que no son los de la paz”.

Herbert Spencer

Herbert Spencer(1820-1903), una de las figuras más eminentes del Positivismo europeo de la segunda mitad del Siglo XIX, fue enemigo a muerte del Socialismo, y en su teoría sobre la evolución social, distinguió dos tipos de sociedad: la del régimen militar, que se caracterizaba por el despotismo y la subordinación de los individuos a la comunidad o poder estatal, y la otra sociedad de régimen industrial, en las que las facultades del poder estatal han sido reducidas al mínimo, asegurando la libertad y autonomía de los individuos.

Su pensamiento ha sido tergiversado, igual que el de Martí aquí en Cuba, tildándolo en la literatura pasiva (destinada a los estudiantes universitarios de Ciencias Sociales y Humanidades) - pues la activa no se vende -  de reaccionario y de apologista (defensor) del Capitalismo.

El texto, que lleva su nombre publicado por Martí, en La América, Nueva York, abril de 1884, y en Cuba en Obras Completas Tomo XV, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1975, contiene en su estructura dos partes: la primera titulada “Herbert Spencer” y la segunda “La Futura Esclavitud” (Tendencia al Socialismo de los gobiernos actuales. La acción excesiva del Estado. Habitaciones para los pobres. La nacionalización de la tierra. El funcionarismo).

1ra Parte

En este inicio Martí elogia el estilo del texto de Spencer, el lenguaje, su poder de síntesis, lo certero de las ideas. Resultan muy elocuente de la tesis anticomunista que tratamos, las primeras palabras del artículo o reseña: “Sobresale entre esos varios tratados aquel en Herbert Spencer quiere enseñar cómo se va, por la excesiva protección a los pobres, a un estado socialista que será a poco un estado corrompido, y luego un estado tiránico.”

Cuestiona más adelante en el texto, de qué lado está la verdad, de los funcionarios que tienen intereses comunes o del público, que rara vez tiene oportunidad para opinar, de donde se interpreta que los que tienen el poder de la información y la prensa, no son los que siempre tienen la verdad, para Martí la vida de los pueblos se conoce mejor de las fuerzas sociales, que de las Agencias.

Destacar en esta primera parte la importancia que le concedió a que los pueblos crean en lo extraterrenal, en “el glorioso ascenso de la vida humana”, como vía para que estos sean sanos y humanos, tema interesante, que también ha sido manipulado por el castrismo, en el sentido de presentar un ateísmo radical en Martí.

2da parte

En esta segunda parte de la reseña martiana es donde mejor se evidencian sus ideas anticomunistas, similares a las del filósofo y sociólogo inglés, quien llamaba futura esclavitud al socialismo, textualmente Martí refiere: “Esa futura esclavitud, que a manera de ciudadano griego que contaba para poco con la gente baja, estudia Spencer, es el Socialismo.”

Del texto se derivan otros muchos rasgos de éste: buscadores de popularidad, convierte en pobre a los que no lo son, elevado número de impuestos (en aquella época tributo), dependencia total del Estado, pérdida por tanto de la capacidad de subsistencia de los trabajadores, de los pobres. Pérdida de la acción individual, excesivo número de leyes, por la superficialidad al abordar los problemas, “pero esto viene de que se quieren legislar las formas del mal, y curarlo en sus manifestaciones (consecuencias); cuando en lo que hay que curarlo en su base.”

Aparición de una clase social de funcionarios, que entrarían en complicidad por mantener sus privilegios y cuantiosas riquezas, desembocando en la autocracia, “… abusará de la plebe, cansada y trabajadora. Lamentablemente será y generará la servidumbre”.

Asoman en el texto otras características como son la esencia esclavista de este sistema socialista, el dominio de los funcionarios sobre los que trabajan. El no disfrute del resultado del trabajo (en ese sistema socialista dominaría la comunidad del hombre, que a la comunidad entregaría todo su trabajo.)

Los funcionarios se caracterizarán por ser abusadores, soberbios, ambiciosos, “y en esa organización tendrían gran poder, apoyados por todos los que aprovechan o esperaron aprovecharse de los abusos y por aquellas fuerzas viles que siempre compra entre los oprimidos, el terror, prestigio o habilidad de los que mandan, este sistema de distribución oficial del trabajo común llegaría a sufrir en poco tiempo los quebrantos, violencias, hurtos y tergiversaciones que el espíritu de individualidad,

la autoridad y osadía del genio y las astucias del vicio originan pronta y fatalmente en toda organización humana”.

En todo el texto se abordan las consecuencias posibles de la acumulación de funciones por el Estado. Martí considerando ya hacia el final, que “La miseria pública será, pues, con semejante socialismo,… palpable y grande…

Sin embargo, no en todo concuerda el Apóstol con Spencer considerando antes de concluir el artículo, que éste no fue lo suficientemente enérgico con los pobres por su inacción y la no búsqueda de soluciones ante tanta injusticia sufrida. Por ello, plantea que ante tal inhumanidad, éstos deberían de mantenerse airados, desconsolados y desesperados, al ver en las mismas calles donde ellos,” se roen los puños de hambre” como “pasean hoscos y erguidos otros seres humanos, que con las rentas de un año de sus propiedades, pueden cubrir a toda Inglaterra de guinea.”

Vale leerse todo el texto para disfrutarlo e internalizarlo como cubanos, ejercicio que nos posibilitaría arribar a:

¿Cómo se manifiestan estos rasgos del sistema socialista en Cuba?

Tomando como ejemplos las supuestas conquistas sociales de que se mofa el Gobierno cubano, con su correspondiente división de la historia del país, antes y después de 1959, propugnándose la revolución como salvadora.

En la Educación: La existencia de una educación manipuladora, pasiva, acrítica, que forma a los individuos para ser dependientes y con conocimientos fragmentados.

La prioridad dada a las actividades patrióticas y de alabanza y apoyo a los “lideres” de la revolución. La incitación al odio hacia los Estados unidos y hacia el Sistema Capitalista, las tareas estudiantiles dirigidas a temas como los CDR, la solidaridad con Latinoamérica, El ALBA, el pueblo Venezolano, las figuras de Fidel, el Che, Hugo Chávez, etc. teniendo como resultado un individuo alfabetizado y escolarizado, pero no instruido ni educado.

En la salud, un sistema verticalizado, al igual que el anterior, donde su esencia de corte público, social, “gratuito” sirve para mantener la dependencia de los individuos y su agradecimiento al César. Caracterizado por la insuficiente calidad de los servicios, carencias de materiales, infraestructura y finanzas a lo largo de todo el país.

En el funcionamiento de las organizaciones de masas “como trincheras de la revolución y muestra de apoyo indiscutible”: dirigidas al control de toda la población, a la colocación de propaganda de apoyo al régimen y de soporte para hacer trabajo político-ideológico a nivel comunitario e institucional. Con programas y objetivos de trabajo que no responden a los intereses de sus miembros, sino al gobierno en el poder. Por tanto, entre sus funciones están la denuncia de cualquier manifestación ciudadana individual o colectiva en contra de las ideas propugnadas por éste. La represión y opresión psíquica y física, la marginación social, la humillación, para que los poderosos continúen dominando, etc. dejando de ser representativa de la sociedad civil, por ser organizaciones gubernamentales.

Y por último,
en la Política, caracterizada por un gobierno con un mando monolítico, militarizado, totalitario y vegetatorio. Sin la participación, como es lógico, de la mayoría en las decisiones más importantes del país, con restricciones a las libertades de todo tipo y que ha conducido a la ruina al país y a la más insospechada pobreza a la mayoría trabajadora, a la cual explota, etc., etc. En contraposición con el elevado nivel de vida de las altas esferas del poder.

Estos son ejemplos de algunas esferas y sin todos los argumentos que podrían ofrecerse. Toda la vida social en Cuba se encuentra afectada y dominada por los rasgos negativos del Socialismo.

En otro orden, no se puede dejar de mencionar la carta inconclusa a Manuel Mercado, pues el régimen la ha empleado mucho para “demostrar” el antimperialismo del Apóstol y por ende, su apego al Socialismo. Si es cierto que Martí, siempre estuvo solidarizado con el sufrimiento de los más pobres, por su innato humanismo, no significa que estuviera al lado de un régimen que los hiciera más desventurados, como hemos evidenciado en las ideas abordadas anteriormente.

La alusión a Estados Unidos como un monstruo, el gobierno lo ha interpretado para inculcarlo en el pueblo, como lo peor para la Humanidad, ofreciendo en contraposición a la “revolución” como lo mejor. Concepción, desafortunadamente creída por años, por millones de cubanos.

Sin embargo, haciendo otra lectura conjetural, pues Martí no tuvo tiempo en su carta de precisar bien su planteamiento, y apoyados en otros textos referidos a la sociedad americana, nos permiten decir, que el sentido de la expresión martiana es ameliorativo y no peyorativo (despreciativo, ofensivo). Asumido como la grandeza de esa sociedad, como la locomotora en el desarrollo, que venía gestándose acá en el Occidente.

En la carta el Apóstol explicita que su lucha sería por impedir la anexión deseada por algunos cubanos y españoles, pero que incluso, eso Estados Unidos no lo querría estando el país en guerra: la guerra de Cuba, realidad superior a los vagos y dispersos deseos de los cubanos y españoles anexionistas, a que sólo daría relativo poder su alianza con el gobierno de España, ha venido a su hora en América, para evitar, aun contra el empleo franco de todas esas fuerzas, la anexión de Cuba a los Estados Unidos, que jamás la aceptarán de un país en guerra, ni pueden contraer, puesto la guerra no aceptará la anexión, el compromiso odioso y absurdo de abatir por su cuenta y con sus armas una guerra de independencia americana.

Por otro lado, y no menos importante es que la carta en su conjunto es un reflejo de la gran confianza que tenía Martí en Manuel Merado, y de su alta valoración por la amistad, evidenciada al ponerlo al corriente de sus planes estratégicos, relacionados con el tema anexionista que se apuntó anteriormente, su disposición y ánimo de seguir luchando, a expensas de morir, y su criterio respecto a la futura organización de la República, aspecto apenas mencionado en Cuba.

Por ello vale la pena referir que Martí le informa a Mercado, que podía tardar dos meses la constitución del gobierno, y cómo era necesario obrar en el momento preciso, a pesar de que se había conseguido la unidad de los revolucionarios. Y que obraba así para evitar que se interpretara alguna forma caprichosa en él, haciendo uso de su cargo, a lo que él llama, “representación”. Elemento que lamentablemente ha sido empleado por los hermanos Castro desde antes de tomar el poder en 1959 (gobernar por capricho, haciendo uso de su cargo).

Continua Martí precisando aún más a Manuel Mercado los detalles a tener en cuenta para la conformación de dicho gobierno: 

” … seguimos camino, al centro de la Isla, a deponer yo ante la revolución que he hecho alzar, la autoridad que la emigración me dio, y se acató adentro y debe renovar conforme a su estado nuevo, una asamblea de delegados del pueblo cubano visible, de los revolucionarios en armas.

La revolución desea plena libertad en el ejército, sin las trabas que antes le opuso una cámara sin sanción real o la suspicacia de una juventud celosa de su republicanismo, o los celos, y temores de excesiva prominencia futura de un caudillo puntilloso o previsor; pero quiere la revolución a la vez sucinta y respetable representación republicana,- La misma alma de humanidad y decoro, llena del anhelo de la dignidad individual, en la representación de la república, que la que empuja y mantiene en la guerra a los revolucionarios”.

Se evidencia cómo el Apóstol no considera que debía asumir una representatividad obligatoria en el gobierno, por el hecho de haberla organizado y ayudado a levantar, luego del triunfo de la guerra. Demostrando su desinterés por el poder individual por encima del interés patrio. Enfatizando estas mismas ideas más adelante en la propia carta al decir, “Sé desaparecer. Pero no desaparecería mi pensamiento, ni me agriaría mi oscuridad. Y en cuanto tengamos forma, obraremos, cúmplame esto a mí, o a otros”.

Conceptos que para nada han sido seguidos por los dirigentes cubanos, al punto de agenciarse el poder cincuentenariamente, considerándose con todos los derechos para decidir los destinos del país y hasta la vida individual de cada cubano, autodenominándose “generación histórica”. Por haber luchado contra la anterior dictadura.

El Maestro mostrando su gran comprensión de los fracasos de la guerra y de los comportamientos humanos, apunta en el segundo párrafo la importancia de evitar cometer los mismos errores, como las contradicciones entre los componentes del gobierno en armas, el caudillismo, los excesos de los más jóvenes, etc.

Sin embargo, éste consideró que la revolución debía hacerse con los republicanos, con los que tenían algún interés por tener cierto tipo de representación, apuntando además que lo que sí, no podía faltarle a la revolución era humanidad y decoro. De donde se deriva que Martí concebía una Patria incluyente, tolerante, diversa, de respeto a las opiniones e intereses individuales, con representatividad en el gobierno de las diferentes corrientes de pensamientos que existían en su época, como síntesis de lo que sería una Cuba democrática. Por eso afirmó: “Pero en cuanto a forma, caben muchas ideas”, y “que no se podía guiar a un pueblo contra el alma que lo mueve o sin ella”. Ideas que se resumen además, en su “Con todos y para el bien de todos” expresada en otra oportunidad.

Lamentablemente el gobierno ha hecho caso omiso de estas consideraciones tan decisivas para la unidad de los cubanos, apuntadas por Martí. Por lo que es lógico que hasta la fecha se dé una lectura tergiversada de esta carta, destacando solo el supuesto antimperialismo martiano.

Conclusiones:

Martí fue un hombre de paz, solo concebía la guerra como necesaria, mientras que el marxismo es y ha sido una filosofía de exterminio de todo el que no comparta su doctrina. Por tanto, de lucha violenta de unos hombres contra otros.

Los rasgos de su personalidad apuntan definitivamente a un pensamiento en contra de la discordia y la injusticia, promovidas por los comunistas. Toda su vida y obra estuvo dirigida hacia la búsqueda del equilibrio de las fuerzas sociales y de la naturaleza, sustentado en el amor y la fe para el mejoramiento humano.

Se considera una barbarie el planteamiento de que Cuba es un Estado martiano y marxista leninista, porque además, de no tener similitud de pensamientos, también se violan, omiten y no se aplican por el Gobierno cubano las ideas del Maestro, si no el presente de la Isla fuera mejor por su prosperidad, democracia y libertad, ausentes hasta la fecha.

Con este estudio queda evidenciado que la tesis de los Castro, de decirse martianos, sencillamente obedece a un rejuego de oportunidad política, en busca de legitimidad ante la inmensidad de la figura de Martí. Sus valores y aportes al pensamiento político social de su época y con trascendencia futura lo acreditaron como el más universal, o el mejor de los cubanos, algo muy difícil de refutar y de superar.

El conocimiento de la extensa obra martiana nos provee de poder, para defender mejor nuestros derechos ciudadanos. En Cuba, vale la pena retomarlo entre niños, jóvenes y población en general, sin el panfleto con que lo utiliza el régimen, que nos impulse a la toma de conciencia sobre la necesidad del cambio, del estado servil en que nos encontramos a un estado de derecho. El CEEDPA como institución académica los invita a lograr estos objetivos.

Bibliografía

1. Centro de Estudios Martianos: José Martí, Obras Escogidas en III Tomos, Editora Política, 1981.

2. Fernández Retamar, Roberto: José Martí, Páginas Escogidas en II Tomos, Editorial Ciencias Sociales, 1971.

3. Martí Pérez, José: “Carta a Manuel Mercado” en José Martí Antología Mínima, Tomo I, Instituto Cubano del Libro, 1972.

4. Martí Pérez, José: “Herbert Spencer” en Obras Completas Tomo XV, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1975.

5. Martí Pérez, José: ¨Karl Marx¨ (fragmentos) en Martí en la Universidad, IV, Editorial Félix Varela, La Habana 1997. Selección y prólogo de Cintio Vitier.

6. Martínez Estrada, Ezequiel: Martí Revolucionario, Editorial Casa de las Américas, 1974.

7. Vitier, Cintio: Ese Sol del Mundo Moral, Editorial Félix Varela, última edición 2004.

8. Espinosa, Rolando: Martí y el Comunismo, www.libreonline.com/home/index.php?, 1999.

9. www.taringa.net/widgets/compartir: José Martí VS Comunismo.

10. Jerez Mariño, Hubert: “Pensamientos de José Martí Sobre el socialismo y el comunismo” en el El cantar de Martí, Plantation, Jerez Publishing Inc., 1999, pp.284-285

 

 

 

© 2010   Created by Global Center for Proactive Democracy.